Gülsün Karamustafa

Gülsün Karamustafa

Gülsün Karamustafa (1946, Turquía), artes visuales


Gülsün Karamustafa ha estado creando pinturas, videos e instalaciones excepcionales durante más de cuatro décadas. Su obra se distingue por el tratamiento sutil de cuestiones socio-políticas de la Turquía de hoy, tales como el género y la sexualidad, la etnicidad y el exilio, y también el papel que juega el laicismo y la religión dentro de la sociedad.


Informe del Comité de Premios Príncipe Claus 2014

Abril de 2014


Gülsün Karamustafa (Ankara, 1946) es una artista que con sus más de cuatro décadas de trabajo, ofrece una visión que abarca diferentes niveles de los problemas socio-políticos presentes en Estambul. Detenida y llevada a prisión durante seis meses tras el golpe militar de 1971, y privada de  su pasaporte y de los derechos a viajar durante 16 años, Karamustafa se convirtió en una  observadora profunda de las sucesivas olas de cambio que se produjeron en el país, dejando plasmado su pensamiento en su prolífica producción artística.

 

 Sin temores, y abarcando una amplia gama de temas, Karamustafa aborda las complejidades de una manera inteligente y con sensibilidad, retomándolas muy a menudo para reconsiderarlas desde un  ángulo diferente o a través de nuevos medios. Somete a escrutinio las distinciones de género en trabajos como From the Outside, donde muestra los intentos que hacen las mujeres para transitar tanto por el modernismo secular como por la tradición religiosa, y en Men Crying (2001), una videoinstalación de tres canales. En Etiquette (The Tamming of the East, 2011-13), pone a examen la idealización de los gustos y las actitudes occidentales.

 

Karamustafa rescata las historias relegadas al olvido, abriendo con ello las ventanas al pasado. The Settler (2003) versa sobre el desplazamiento de las familias, y Courier (1991), que hace referencia al éxodo de los Balcanes, captura recuerdos familiares cosidos a los chalecos de los niños - frágiles esperanzas de un pasaje seguro y de querer conservar lo significativo. Con frecuencia sus trabajos transmiten una suave crítica y el deseo de proteger las cosas de ser destruidas, ya sea por parte del Estado o a causa de las  cambiantes nociones de aceptabilidad. En The Apartement Building (2012) se evoca la violencia que tuvo lugar contra la minoría griega y las sucesivas ocupaciones territoriales.

 

Karamustafa es una ciudadana conectada y  educadora; es una guía y fuente de inspiración para las nuevas generaciones y artistas femeninas.

 

Se honra a Gülsün Karamustafa por crear una obra poética llena de matices que capta los cambiantes códigos culturales  de la vida en Estambul; por su audaz y analítica narrativa y su visión crítica sobre cuestiones esenciales, las cuales transmiten ideas y conocimiento dentro de un contexto histórico y de cambio social que siguen teniendo resonancia en la actualidad; por su enorme contribución al arte contemporáneo turco y a su desarrollo; y por afrontar las tensiones socio-políticas y fomentar el entendimiento y la tolerancia.